The Clown

Esta publicación ya tiene bastantes añitos pero la recupero para mi web.

A Daniel lo conoci en un festival de teatro y le realice una sesión de fotos para una web que tenia en ese momento llamada Prisma Canario.

Prisma Canario trataba sobre las islas, con un concepto sobretodo basado en lo visual (Escribir no se me da nada bien). Habian pequeños reportajes, sesiones de fotos, paisajes, algo muy parecido a mi web actual solo que tenia otro nombre.

Para mi esto es una terapia, algo que me permite acercarme a los demas y xpresar mis emociones, mi manera de ver las cosas.

Bueno, les dejo con la publicación y espero que la disfruten.

La carrera de Daniel Guimerá, que actualmente reside en Agüimes, se remonta hasta el año 1998 con un curso de iniciación al teatro impartido por Francisco Artigas. Desde 1999 hasta el 2003 estudia y se diploma en artes escénicas y estudio de teatro en el Goldsmith’s College, University of London, Inglaterra.
Del 2004 al 2008 es miembro de varias compañías de teatro en Barcelona. “Amateurs”, dirigida por Denisse Despeyroux (Quimera Producciones) y “El señor Martín”, dirigida por Rodrigo Garbarino (Sinenomine Producciones) son algunas de las obras en que participó en su estancia en esta ciudad.
Actualmente se encuentra con su espectáculo de creación propia, “Nocturno en Si Be Mol”, teatro para clown salas o calles.
Le pedí a Daniel que me pasara una pequeña biografia y con ella, hacer un pequeño resumen sobre su trayectoria, pero la dejo entera porque su lectura no tiene desperdicio.


‘Nacido en Las Palmas de Gran Canaria, en diciembre de 1980. Desde pequeño se le notaron sus dotes interpretativas, cuando se ponía delante del televisor mientras sus padres intentaban ver alguna película, para asombrarlos y deleitarlos con sus magníficas representaciones de Spiderman, el Zorro, Los Mosqueteros, Superman, Las Tortugas Ninja… (debidamente disfrazado) dependiendo, claro, de cual fuera la última película que hubiera visto. 
Siempre sintió una gran admiración a las pequeñas obras teatrales que se creaban en su religioso colegio, pero nunca se atrevió a apuntarse en ellas porque en su adolescente mente pensaba que eso era para gente “del otro lado”. Este pensamiento se esfumó de su cabeza cuando estaba a punto de acabar el instituto y vio que tenía que tomar una decisión muy importante ¿Qué coño voy a estudiar? Así que con el apoyo de su familia y una beca concedida por el Centro Insular de Cultura para estudiar interpretación en el extranjero, se marchó con 18 años a Londres a ver si aprendía algo. 


Después de estudiar 4 años (en los que aprendió a parte de un buen nivel de inglés y mucho de teatro, lo que significa la vida en sí.) en el Goldsmith´s College y hacer todos los cursos y talleres posibles, a la vez que trabajaba de freganchín, mozo de almacén, camarero… y finalmente de acomodador en un teatro del East End, decidió que ya había pasado mucho tiempo en esa ciudad, que puede llegar a consumir a uno, y que necesitaba un poco de su tierra natal. Así fue como volvió por 6 meses a Canarias, (no duró mucho) despegando después hacia Barcelona con mucha energía. Tanta energía, que volvió de Barcelona después de 6 años con dos hijas, todo sea dicho. 


En Barcelona aprendió más de la parte audiovisual, rodando infinidad de cortometrajes y volviendo a los escenarios en varias ocasiones, por gusto y por necesidad. Una vez de vuelta a su isla natal, comenzó a moverse por este entramado tan complicado que puede llegar a ser la Farándula Canaria. 
Siempre en continuo reciclaje asistiendo a cursos y talleres, abriendo puertas y recibiendo portazos, se encuentra este personaje hoy por hoy. Trabajando las diferentes problemáticas de los jóvenes “con los jóvenes”, a través del Teatro Forum por los institutos de la isla, formando parte de proyectos teatrales y audiovisuales, escribiendo algunas cositas y creando propios espectáculos y lanzándolos no sólo a las salas o café teatros, sino a la calle también, y no solo por el aspecto económico, sino también por la magia de lo inesperado y el contacto directo, de tú a tú, que se recibe al realizarlos. También por el sentimiento de desnudo que recibe la interpretación, sin telones, sin focos, sin bambalinas, y que hace más fácil transmitir el mensaje, las emociones, la esencia, a través de la imaginación, de la sorpresa, de lo inesperado’.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Carlos Martin Milan.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Stratos.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad